Acercando la Justicia a la ciudadanía

¿Por qué tiene que ser incomprensible para los ciudadanos de a pie el lenguaje jurídico?

“Una justicia moderna es una justicia que la ciudadanía es capaz de comprender”. Este es uno de los principales objetivos del informe sobre modernización del lenguaje jurídico elaborado por un grupo de expertos.

El estudio, presentado recientemente por el Ministerio de Justicia, es una recopilación de recomendaciones sobre compresión y corrección lingüística para mejorar la redacción de los escritos. Está dirigido a abogados, procuradores, jueces, graduados sociales y al propio Ministerio de Justicia y entre sus páginas se pueden encontrar un sinfín de ejemplos de lo que no se debe hacer.

Uno de los temas tratados en el informe es la gramática. Por ejemplo, es muy común que los juristas se olviden de los puntos cuando escriben un párrafo y redacten frases que parecen no terminar nunca:

“Se sostiene por la parte actora que el sindicato USCA ha sido objeto de discriminación, pero para que pueda apreciarse la existencia de esta situación, lo primero que se precisa es que se fije un término comparativo, estableciendo respecto a qué o a quien se discrimina, lo que omite la actora ya que se limita a referirse a que el comportamiento de la demandada constituye una exclusión y un rechazo de esta entidad sindical, con el propósito de entorpecer y desprestigiar la actividad sindical de USCA , y ello resulta sumamente difícil teniendo en cuenta que más del 95% de los controladores aéreos de AENA están afiliados a este sindicato.”

Este tipo de párrafos son incomprensibles para cualquier persona. Se hace necesario leerlo al menos dos veces para entenderlo y todo porque en el texto faltan puntos, sobran comas…

Otro tema que gusta mucho a los juristas es la utilización de locuciones latinas. Sobre este asunto, el informe lo tiene claro; es imprescindible evitarlas o, al menos, incluir su traducción entre paréntesis:

  • Ab intestato (cuando alguien muere sin haber hecho testamento).
  • Ad hoc (cuando una acción o un medio material es idóneo para alcanzar un fin determinado).
  • De iure (de conformidad a las leyes).
  • Iuris tantum (que admite prueba en contrario).

En definitiva, está claro que los textos jurídicos nunca se van a redactar con el lenguaje de la calle. Estos textos deben ser muy precisos y para ello es imprescindible usar la terminología jurídica. Pero esto no significa que haya que hacer textos que en ocasiones parecen escritos en otro idioma. La ciudadanía en general no posee conocimientos jurídicos y los profesionales de la Justicia deben ponerse en su lugar cuando realicen escritos, formularios y cualquier otro texto que vayan a utilizar los ciudadanos de a pie.

Puedes consultar en la biblioteca de Justizia.net el informe completo sobre modernización del lenguaje jurídico.

Publicado el 29 de septiembre de 2011. Leer más de:   Poder Judicial. ¡Añade un comentario!.

Sí quiero... ¡Pero con separación de bienes!

Sí quiero& ¡Pero con separación de bienes!

En España se registra un divorcio cada cuatro minutos, se trata de una cifra preocupante y más aún en tiempos de crisis; ya que si no hay dinero para las hipotecas, menos dinero hay todavía para pagar además abogados y pensiones alimenticias.

Por eso, cada vez más parejas se interesan por la separación de bienes. Esta opción es una manera de dejar las cosas claras desde el principio y simplificar las decisiones económicas ante un eventual divorcio.

Y ¿cómo hay que actuar para acogerse a este régimen económico?

Es muy sencillo. Para optar por la separación de bienes es suficiente con otorgar capitulaciones matrimoniales ante Notario y, después, acudir al Registro para inscribirlas. Este trámite se puede hacer antes o después de la celebración del matrimonio.
 

Publicado el 16 de septiembre de 2011. Leer más de:   Registro Civil y Juzgados de Paz. 2 comentarios.

Copago en Justicia ¿Sí o no?

Hace unas semanas se abrió la veda sobre el debate del copago en Justicia. Fue el consejero de de Justicia y Bienestar Social de la Comunidad Valenciana, Jorge Carbé, quien lanzó la propuesta de que todas las personas o empresas que acudan a la Justicia paguen por ello una tasa extra. Para Carbé, esta incitativa sería bien acogida por los afectados porque así se conseguiría agilizar el proceso.

Sin embargo, a lo largo de estas semanas han sido muchas las voces que se han pronunciado en contra de esta propuesta.

¿Qué supone el copago?

El copago judicial consiste en que cada ciudadano, empresa o cualquiera que sea el usuario de la Justicia abone una tasa por su uso. El objetivo de esta medida es, en primer lugar, agilizar los pleitos y disuadir a quienes hacen un mal uso de este servicio; y en segundo lugar, ahorrar.

Pero, ¿quién se beneficia con esta medida? Parece que los representantes políticos y la judicatura en general lo tienen claro. El más perjudicado será siempre el ciudadano de a pie que puede llegar a ver mermado un derecho fundamental como es el derecho al acceso a la Justicia; por el contrario, a las grandes empresas con sus equipos de abogados y su importante patrimonio apenas les supondría un esfuerzo abonar esa tasa.

¿Y tú qué opinas? ¿Crees necesario que la Justicia la paguemos entre todos o te parece más justo que los usuarios de la misma abonen una tasa especial?

Publicado el 7 de septiembre de 2011. Leer más de:   Ministerio de Justicia. Un comentario.

El Libro de familia, un tesoro con fecha de caducidad

El Libro de familia, un tesoro con fecha de caducidad

El matrimonio, los hijos e hijas, el divorcio, las defunciones… toda tu vida queda registrada en el Libro de Familia.

Te lo dan cuando contraes matrimonio o, si no estás casado, cuando tienes el primer hijo. Si lo pierdes, el Registro Civil o el Juzgado de Paz te da un duplicado y si te vuelves a casar y tienes otro hijo o hija con tu nueva pareja te dan otro Libro de Familia.

Tantos años conservando este libro, que siempre desaparece misteriosamente de su cajón cuando más lo necesitas…, y ahora va a desaparecer de verdad. La Reforma del Registro Civil tiene previsto suprimir el Libro de Familia y sustituirlo por un número personal que identifique a cada ciudadano y en el que se incluyan todos los acontecimientos de su vida.

Este código nos facilitará la vida, ya no será necesario solicitar certificados para realizar un sinfín de trámites, pero también da pena pensar que se va a perder la entrañable imagen de los dos recién casados que acuden al Registro a recoger su Libro o la pareja que va con su pequeño recién nacido a inscribir en el Libro de Familia a su primogénito.

Publicado el 30 de agosto de 2011. Leer más de:   Registro Civil y Juzgados de Paz. Un comentario.

Cómo solicitar un certificado sin conocer la fecha o el lugar de nacimiento

A lo largo de la vida, las personas necesitan certificados de nacimiento para multitud de trámites (para contraer matrimonio, para el empadronamiento, para inscribir el nacimiento de un hijo, para solicitar la nacionalidad española, para pedir determinadas ayudas…)

Solicitar un certificado de nacimiento es una tarea sencilla si conoces la fecha y el lugar de nacimiento. En esos casos basta con que hagas la solicitud en el Registro Civil o Juzgado de Paz en el que esté inscrito el nacimiento y te darán el certificado al momento. También, es posible hacer la solicitud on line desde Justizia.net y pedir que te envíen el certificado a tu propio domicilio.

Pero, si no sabes el lugar o la fecha exacta en la que nació tu pariente ¿qué se puede hacer? En este caso existe la posibilidad de acudir a los Archivos Diocesanos para obtener la partida bautismal y, a partir de ahí, averiguar la fecha y el lugar de nacimiento.

Además, como la Ley del Registro Civil es de 1870, las partidas bautismales que puedes conseguir a través de los Archivos Diocesanos son válidas también para acreditar los nacimientos anteriores a esa fecha.

Publicado el 23 de agosto de 2011. Leer más de:   Registro Civil y Juzgados de Paz. 5 comentarios.