Acercando la Justicia a la ciudadanía

Justicia europea

¿De dónde vienen las leyes europeas?

¿De dónde vienen las leyes europeas?

Los eurodiputados son quienes presentar a la Comisión Europea diferentes propuestas para la creación de nuevas leyes. También existe la posibilidad de que sean los propios ciudadanos de la Unión Europea los que soliciten nuevos proyectos ley. Para ello necesitan presentar una petición firmada por al menos un millón de europeos de siete países diferentes.

Una vez la Comisión ha creado el proyecto de ley, éste debe pasar por el Consejo de la Unión (órgano que representa a los estados de la UE) y por el Parlamento (órgano que representa a los ciudadanos de la UE). Es en este momento cuando llega el turno de negociar entre ambas instituciones para alcanzar un acuerdo que satisfaga a estados y eurodiputados.

Si las negociaciones llegan a buen puerto, el Parlamento se encarga de aprobar el proyecto de ley. Por el contrario, si no hay acuerdo, el Consejo y el Parlamento se dan un plazo para seguir negociando. Si siguen sin ponerse de acuerdo, se considera que el proyecto de ley ha fracasado y debe volver a comenzar todo el proceso.

Cuando el proyecto de ley es aprobado por el Parlamento, se adopta de manera oficial la nueva ley europea. Esto quiere decir que todos los estados de la UE deben aplicar ya esta nueva ley. Aquellos estados que no cumplen la nueva ley son reprendidos por la Comisión. Y si aun así siguen sin aplicarla, el Tribunal Superior de Justicia Europeo puede imponerles importantes sanciones económicas.

Publicado el 29 de abril de 2013. Leer más de:   Justicia europea. ¡Añade un comentario!.

¿Cómo funcionan las tasas judiciales en Europa?

¿Cómo funcionan las tasas judiciales en Europa?

Las tasas judiciales en el Estado se suprimieron en 1986. Sin embargo, en 2002 se aprobaron de nuevo, aunque solo para personas jurídicas. En Europa, 46 países cobran este tipo de tasas, aunque con excepciones y ayudas para los ciudadanos con rentas bajas. Nosotros recogemos un artículo de la agencia EFE en el que explican cómo se aplican en los países más importantes de la UE:

Portugal: la gratuidad de la justicia está en debate en un país donde esta es de pago. El coste varía en función del importe que esté en cuestión y si se va por lo civil o lo penal, con un mínimo de 102 euros.

Reino Unido: las personas sin recursos que reciben subsidios del Estado y los desempleados tienen derecho a una ayuda legal. Esta ayuda solo se ofrece a los individuos y no a las empresas. La justicia británica obliga a abonar una tasa judicial si se recurre ante un tribunal superior, cuya cantidad varía según el caso. Por ejemplo, por presentar ante los tribunales una solicitud de divorcio cobran unas 340 libras (unos 421 euros).

República de Irlanda: El importe de las tasas difiere según el caso y la instancia judicial.
Alemania: Se pagan tasas en todos los procesos, pero el importe varía según la suma motivo de la disputa, salvo las excepciones reguladas por otro tipo de mecanismo. Por ejemplo, si la cantidad es de hasta 300 euros, la tasa es de 25 euros. Para sumas superiores, la Ley de Costas Judiciales establece una tabla de valores por cantidades de hasta 1.500, 5.000, 10.000, 25.000, 50.000, 200.000, 500.000 y más de 500.000 euros. 

Cuando la suma asciende hasta los 1.500 euros, hay que abonar la tasa inicial de 25 euros más 10 euros adicionales cada 300 euros. Por tanto, para una cantidad de 1.200 euros, la tasa es de 55 euros.

Cuando la cantidad alcanza los 5.000 euros, hay que pagar la tasa inicial de 25 euros, los 10 euros adicionales por cada bloque de 300 euros hasta 1.500 euros y, a partir de los 1.500 euros, 8 euros adicionales por cada 500 euros. De esta forma, por una suma de 2.500 euros, se abonan 81 euros de tasas.

Italia: el coste para la parte litigante de un procedimiento administrativo o civil depende del valor y de la materia de la causa. Si, por ejemplo, una persona litiga por una cantidad de 300.000 euros, tiene que abonar unos 1.000 euros en concepto del ‘timbre de tribunal’. Y si apela porque le han denegado la nacionalidad, deberá pagar unos 300 euros. Estas tasas conocidas como ‘timbre del tribunal’ varían según la sede judicial y las personas con rentas inferiores a los 10.500 euros están exentas del pago. No hay tasas para los procedimientos de derecho penal.

Francia: desde octubre de 2011 existe una tasa destinada a la ayuda jurídica a las personas con menos recursos. Todo aquel que acuda a una instancia jurisdiccional no penal debe abonar una tasa única de 35 euros, al igual que quienes interpongan procesos en apelación y recursos ante el Supremo. Exentos están los procesos en justicia de menores, excarcelación de presos y los que tratan de exceso de endeudamiento de particulares. En caso de ganar, se puede solicitar al juez que el pago de las tasas recaiga en la parte perdedora.

Publicado el 5 de diciembre de 2012. Leer más de:   Justicia europea. ¡Añade un comentario!.