Acercando la Justicia a la ciudadanía

Justicia digital

¿Son seguras las aplicaciones móviles?

¿Son seguras las aplicaciones móviles?

Las aplicaciones móviles, conocidas como Apps, se han puesto de moda entre los usuarios de smartphones (teléfonos móviles inteligentes). Las tiendas de aplicaciones reciben más de 1.600 apps nuevas cada día y los usuarios y usuarias de estos terminales inteligentes se descargan cada vez más programas en sus móviles.

¿Pero realmente está garantizada la protección de nuestros datos con tanta descarga? Eso es lo que se ha preguntado el grupo de autoridades europeas de protección de datos que acaba de aprobar el primer Dictamen conjunto sobre la privacidad de las aplicaciones móviles. En el Dictamen se habla de la necesidad de que toda aplicación móvil cumpla la legislación sobre protección de datos de la Unión Europea.

En especial, el Documento se centra en las obligaciones de los desarrolladores de las aplicaciones pero también en las del resto de actores que intervienen en el proceso de distribución de las mismas; es decir, las tiendas que las venden, los fabricantes de sistemas operativos y dispositivos y los proveedores de servicios publicitarios.

Hay que tener en cuenta que cuando aceptamos instalar una aplicación en nuestro Smartphone podemos estar poniendo en peligro nuestra privacidad. Por ejemplo, un reciente estudio ha revelado que sólo el 61 por ciento de las 150 apps más descargadas cuenta con políticas de privacidad.

Los usuarios y usuarias de estas apps deberían poder controlar siempre sus datos personales. Y el hecho de de hacer “clic” en el botón “instalar” no debería suponer abrir la puerta de nuestros datos a cualquiera.

Pero ¿para qué puede querer alguien nuestros datos, imágenes o cualquier otra información que capture una app?

Investigadores británicos acaban de publicar un estudio que ha dejado desconcertados a los usuarios de “Facebook”. Estos científicos han elaborado un algoritmo que a través de los “me gusta” de esta conocida red social consigue averiguar con gran precisión datos sobre la raza, edad, sexualidad, orientación política y hasta coeficiente intelectual de los usuarios y usuarias.

Así que quién sabe lo que podrán averiguar con los datos que las apps obtienen de nuestros terminales.

Publicado el 8 de abril de 2013. Leer más de:   Justicia digital. ¡Añade un comentario!.

¿Es posible el derecho al olvido?

¿Es posible el derecho al olvido?

Tecleamos nuestro nombre entrecomillado en un buscador y es posible que encontremos desde una multa, hasta un comentario que hayamos escrito en una web o que nuestro nombre aparezca asociado a un desorden público. Si alguna vez también se publicó en un Boletín Oficial o estuvimos incluidos en una lista de personas morosas, puede que aparezca. ¿Es correcto o tenemos derecho a pasar página, a ser olvidados?

El Tribunal de Justicia Europeo (TJUE) está analizando si es legítimo que esa información aparezca en los buscadores. En concreto, estudia si Google está sometido a la normativa europea y española de protección de datos y si debe reconocer o no el derecho al olvido. De momento, la pasada semana se celebró una vista pública en la que participaron Google, la Comisión Europea y la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).  

El caso ha llegado a Europa después de que la Audiencia Nacional elevara al TJUE una cuestión prejudicial para saber cómo aplicar la normativa del derecho al olvido en los buscadores de internet. Google había recurrido cerca de 200 resoluciones después de que la Agencia Española de Protección de Datos le solicitara que no indexara a través de sus buscadores información que pudiera causar graves perjuicios a las personas afectadas. 

En concreto, el TJUE analizó el caso de un anuncio publicado hace años en La Vanguardia en el que se subastaba el inmueble de un hombre por impago a la Seguridad Social. Este ciudadano solicitó que el anuncio se retirara de la web, del diario y de los buscadores de internet, entre ellos Google.

La compañía estadounidense considera que es el proveedor del contenido el que debe eliminar dicha información. Así lo recordaba en un post su director de comunicación y asuntos públicos en EMEA, William Echikson. Ciñéndonos al anuncio analizado por el TJUE, es el diario catalán el que debe retirar el anuncio. Además, critica que, si la recomendación del TJUE es a favor de la AEPD, las futuras resoluciones actuarían en contra de su derecho a la libertad de expresión. ¿Soluciones que propone Google? Que las fuentes de información, en nuestro ejemplo, La Vanguardia- utilicen las tecnologías existentes que impiden a los motores de los buscadores encontrar esas informaciones. 

De momento, habrá que esperar entre nueve meses y un año para que el Tribunal Europeo emita un informe con las recomendaciones a la Audiencia Nacional. Después, esta fallará una sentencia para cada uno de los casos recurridos por Google.

¿Cuál será el dictamen?

Publicado el 8 de marzo de 2013. Leer más de:   Justicia digital. ¡Añade un comentario!.