Acercando la Justicia a la ciudadanía

Las claves de la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal

Las claves de la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal

Esta semana ha entrado en vigor la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim) que busca agilizar la justicia penal, fortalecer las garantías procesales del investigado, ampliar el decomiso y regular las medidas de investigación tecnológica.

Así, algunas de las medidas concretas que contempla la nueva LECrim son eliminar el término “imputado”, regular las intervenciones judiciales de SMS y Whatsapp y regular la figura del agente encubierto en Internet.

Estas son las principales claves de la reforma de la LECrim, que entró en vigor el 7 de diciembre de 2015 (dos meses después de su publicación en el BOE):

  • Plazos para la instrucción. Se sustituye el inoperante plazo de un mes previsto en la actual LECrim para la instrucción de los procedimientos por plazos realistas, transcurridos los cuales se deberá decidir si se continúa el procedimiento en fase intermedia o se dicta el sobreseimiento libre o provisional. Los asuntos sencillos tendrán un plazo de seis meses, mientras que la instrucción de los complejos será de 18 meses prorrogables por otro plazo similar.
  • Desaparece el término “imputado”.  La sustitución del término “imputado” por “investigado” durante la fase de instrucción y por “encausado” tras el auto formal de acusación aclarará el momento procesal exacto en el que nos encontramos y permitirá darle a cada uno de ellos el sentido real que tienen.
  • Adiós a las “macroprocesos”. Cada delito dará lugar a la formación de un único procedimiento, de este modo se pretende acabar con la acumulación de causas en lo que se conoce como macroprocesos, que acaban colapsando los juzgados con asuntos inabarcables.
  • Atestados policiales sin autor conocido. Para descongestionar los juzgados de expedientes que generan tareas meramente burocráticas, los atestados policiales sin autor conocido no se remitirán a los Juzgados, donde son archivados inmediatamente, sino que serán conservados por la Policía Judicial a disposición de jueces y fiscales.
  • Segunda instancia penal. Los Tribunales Superiores de Justicia podrán revisar en apelación las sentencias dictadas por las Audiencias Provinciales y se dota a la Audiencia Nacional de una Sala de Apelación para que se ocupe de las dictadas por este tribunal.
  • Intervenciones o registro de comunicaciones. Se requerirá autorización judicial para la intervención o registro que se realice a través del teléfono o de cualquier otro medio o sistema de comunicación telemática.
  • Decomiso. Se amplía la regulación del decomiso para mejorar la recuperación de activos derivados de la actividad delictiva. Así, la reforma permitirá la privación de la titularidad de los bienes procedentes del delito pese a que el autor no pueda ser juzgado. Se podrá actuar contra todo el patrimonio del penado e incluso decomisar bienes de origen ilícito puestos a nombre de terceras personas.
  • Policía encubierto en la web. Se regula la figura del agente encubierto en Internet, de modo que pueda investigar con una identidad falsa.

Para más información sobre la reforma de la LECrim consulta el Real Decreto de 14 septiembre de 1882 por el que se aprueba la Ley de Enjuiciamiento Criminal (texto consolidado, 6 de octubre de 2015).

Publicado el 10 de diciembre de 2015. Leer más de:   Actualidad normativa. ¡Añade un comentario!.

Comenta el artículo

*
*
No será publicado
*