Acercando la Justicia a la ciudadanía

Poder Judicial

¿Y si no quiero ser jurado?

¿Y si no quiero ser jurado?

Cada dos años se hace una lista de candidatos y candidatas a jurado. Esta lista se obtiene mediante un sorteo público en el que se incluyen a todas las personas del último censo electoral. Quienes salen seleccionadas de este sorteo reciben una comunicación con toda la información sobre la función que van a llevar a cabo.

Pero ¿es una obligación ser jurado? Lo cierto es que sí. No cabe opción de decir que no quieres participar en un Tribunal de Jurado. Lo que sí que puede suceder es que resultes excluido por incompatibilidades o por no estar capacitado para ello.

La Ley entiende que algunos ciudadanos y ciudadanas no deben integrarse en un Jurado por razón de su actividad profesional. Las incompatibilidades que se citan son las siguientes:

  • Familia Real.
  • Cargos electos y miembros del Gobierno central y Gobiernos autónomos.
  • Personas integradas en los diversos organismos de la Administración de Justicia. Funcionarios/as de Instituciones Penitenciarias.
  • Letrados y Procuradores en activo. Catedráticos y profesores titulares de universidad de disciplinas jurídicas o de medicina legal.
  • Miembros en activo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.
  • Diplomáticos y representantes permanentes ante Organizaciones Internacionales.

También les está prohibido formar parte del jurado a:

  • Quien mantenga vínculos de parentesco con alguna de las partes en el juicio.
  • Quien haya intervenido como testigo, perito, fiador o intérprete.
  • Quien tenga algún interés en la causa

Por otro lado, existen tres razones por las que se considera que una persona no está capacitada para ser jurado:

  • Los condenados/as por delito doloso y que no hayan obtenido rehabilitación.
  • Procesados/as y acusados/as pendientes de señalamiento o celebración de juicio oral, o quienes estuviesen sufriendo detención, prisión provisional o cumpliendo pena por delito.
  • Suspendidos/as de empleo o cargo público en virtud de procedimiento penal mientras dure dicha suspensión.

No obstante, debes saber que sí que hay una serie de excusas para no ser candidato a jurado:

  • Ser mayor de 65 años.
  • Haber desempeñado funciones de jurado dentro de los cuatro años precedentes al día de la nueva designación.
  • Las personas que sufran grave trastorno por razón de cargas familiares.
  • Las personas que desempeñen trabajo de relevante interés general, cuya sustitución originaría importantes perjuicios al mismo.
  • Las que tengan su residencia en el extranjero.
  • Los/las militares profesionales en activo cuando concurran razones de servicio.
  • Las personas que aleguen y acrediten suficientemente cualquier otra causa que les dificulte de forma grave el desempeño de la función de jurado.

En JustiziaNet tienes más información sobre lo que supone formar parte de un Tribunal de Jurado.
 

Publicado el 21 de octubre de 2014. Leer más de:   Poder Judicial. ¡Añade un comentario!.

¿Puede un ciego ser juez?

¿Puede un ciego ser juez?

“Me llamo Gabriel y soy invidente. Eso no ha supuesto un impedimento para que termine mis estudios de Derecho pero sí para continuar con mi carrera: quiero ser juez, pero nadie me dice si puedo serlo. ¿Me ayudas a conseguirlo? Puedes hacerlo firmando mi petición”. Así se presentaba Gabriel Pérez Castellanos, un joven español invidente total, en la plataforma de peticiones online Change.org. Su objetivo era saber si podía o no ser juez. Y lo ha conseguido. El Consejo General del Poder Judicial le acaba de decir que sí puede.

Para poder ser juez sólo tiene que superar, como cualquier otro aspirante, las oposiciones a la carrera judicial. Después podrá desempeñar sus funciones como juez en un puesto compatible o adaptado a sus capacidades.

La decisión ha sido adoptada por unanimidad por la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial. Hay que tener en cuenta que el artículo 49 de la Constitución obliga a los poderes públicos a realizar políticas de integración de las personas discapacitadas y a ampararlas en el ejercicio de sus derechos. Además, el artículo 301.8 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) dispone que en las convocatorias para el ingreso en la carrera judicial se reservará un cupo no inferior al 5% de las vacantes para ser cubiertas por personas con discapacidad en grado igual o superior al 33%.

Para tomar esta decisión, los miembros de la Comisión Permanente han tenido en cuenta el informe del vocal Juan Manuel Fernández. En el escrito, Fernández sostiene que los medios de prueba que exijan la utilización del sentido de la vista de un modo insustituible son excepcionales. Además, asegura que en la actualidad existen instrumentos tecnológicos que hacen fácilmente accesible cualquier documento a las persona invidentes.
 

Publicado el 22 de mayo de 2014. Leer más de:   Poder Judicial. ¡Añade un comentario!.