Acercando la Justicia a la ciudadanía

¡Quiero divorciarme!

¡Quiero divorciarme!

Si quieres divorciarte debes saber que existen dos maneras de hacerlo: a buenas o a malas; es decir, de mutuo acuerdo o contencioso.

Cuando los dos miembros de la pareja están de acuerdo en que quieren divorciarse todo el proceso es mucho más rápido y barato y, sobre todo, menos doloroso. Esta fórmula se conoce como divorcio de mutuo acuerdo o amistoso y una de las principales ventajas es que ambos cónyuges pueden estar representados por el mismo procurador y defendidos por el mismo abogado.

Los pasos de un divorcio amistoso son:

  1. Presentar la demanda de divorcio junto con el convenio regulador y el resto documentación requerida (certificado de matrimonio, certificado de nacimiento de los hijos, certificado de empadronamiento…).
  2. El Juzgado cita a los dos miembros de la pareja para que ratifiquen el convenio.
  3. Se dicta sentencia de divorcio de mutuo acuerdo y el Juzgado procede a inscribir la sentencia en el Registro Civil.

Cuando la pareja no se pone de acuerdo es necesario iniciar un procedimiento de divorcio contencioso. En este caso, cada uno de los cónyuges debe contar con su propio abogado y procurador. Se trata de un proceso mucho más largo porque exige la celebración de un juicio.

Los pasos de un divorcio contencioso son:

  1. Presentar la demanda de divorcio junto con el resto de la documentación requerida. Hay que tener en cuenta que como la demanda parte en exclusiva de uno de los miembros de la pareja no irá acompañada del convenio regulador; sin embargo, sí que habrá que incluir una serie de indicaciones con medias sobre la convivencia, el régimen de estancias, el tipo de relación de los hijos e hijas con el miembro de la pareja que no vaya a convivir en el domicilio, pensiones compensatorias…
  2. La otra parte deberá contestar la demanda.
  3. El Juzgado cita a los dos miembros de la pareja junto a sus abogados y procuradores para que comparezcan en una vista.
  4. El Juez dicta sentencia de divorcio y el Juzgado procede a inscribir la sentencia en el Registro Civil.

En cualquier caso, debéis tener en cuenta que siempre se puede cambiar de fórmula. Es decir, si en un principio estáis tan enfadados que resulta imposible alcanzar un acuerdo y optáis por un divorcio contencioso, pero con el paso del tiempo veis que lo mejor es decidir entre vosotros cómo vais a repartir los bienes o cómo vais a organizaros para cuidar de vuestros hijos, debéis saber que podéis interrumpir el proceso y pasar de un procedimiento de divorcio contencioso a un divorcio amistoso en cualquier momento.

No obstante, lo primero que debéis tener en cuenta es que para divorciarse es imprescindible contar con un abogado y procurador y que el divorcio no es efectivo hasta que el Juez dicte sentencia.
 

Publicado el 2 de septiembre de 2013. Leer más de:   Registro Civil y Juzgados de Paz. ¡Añade un comentario!.

Comenta el artículo

*
*
No será publicado
*