Acercando la Justicia a la ciudadanía

Registro Civil y Juzgados de Paz

¿Puedo solicitar la nacionalidad española por ser sefardí?

¿Puedo solicitar la nacionalidad española por ser sefardí?

Hoy mismo ha quedado aprobado el Proyecto de Ley para la concesión de la nacionalidad española a los sefardíes descendientes de los judíos expulsados de España en el siglo XV. No obstante, para poder iniciar los trámites para la solicitud de la nacionalidad española por esta vía habrá que esperar aún hasta el 1 de octubre de 2015.

Los dos requisitos imprescindibles para poder solicitar la nacionalidad española por esta vía son: acreditar convenientemente la condición de sefardí y la especial vinculación con España.

La condición de sefardí se debe acreditar a través de un certificado expedido por el presidente de la Comisión Permanente de la Federación de Comunidades Judías, por el cargo análogo de la comunidad judía en la que resida el interesado o por la autoridad rabínica competente y reconocida legalmente en su país. Además, se exige acreditar el uso como idioma familiar del ladino o haketía y aportar la partida de nacimiento o ketubah o el certificado matrimonial en el que conste su celebración según las tradiciones de Castilla. También es preciso aportar la acreditación mediante un informe motivado de la pertenencia de los apellidos del solicitante al linaje sefardí de origen español.

Para demostrar la especial vinculación con España se exigirá la superación de dos pruebas administradas por el Instituto Cervantes: acreditar un conocimiento básico de la lengua española (DELE nivel A2 o superior) y probar el conocimiento de la Constitución española, la realidad social y la cultura de nuestro país. También se valorarán certificados de estudios de historia y cultura españolas expedidos por instituciones oficiales o privadas con reconocimiento oficial y los documentos que acrediten la inclusión del peticionario en las listas de familias sefardíes protegidas por España a las que hacen referencia el Real Decreto de 20 de diciembre de 1924 y el Decreto-ley de 29 de diciembre de 1948. La realización de actividades benéficas, culturales o económicas a favor de personas o instituciones españolas y todas aquellas orientadas al estudio, conservación y difusión de la cultura sefardí se considerarán pruebas de la citada vinculación con España.

Publicado el 12 de junio de 2015. Leer más de:   Actualidad normativa. ¡Añade un comentario!.

Diferencias entre matrimonio civil y pareja de hecho

Diferencias entre matrimonio civil y pareja de hecho

A falta de una normativa estatal común, cada Comunidad Autónoma tiene su propia regulación de parejas de hecho. En Euskadi, las uniones de hecho se rigen por la Ley reguladora de las Parejas de Hecho, Ley 2/2003, de 7 de mayo, y por el Reglamento del Registro de Parejas de Hecho aprobado por Decreto 124 /2004, de 22 de junio.

Equiparación

La equiparación es total en relación con los hijos e hijas en común, y los derechos y obligaciones a las que hay que hacer frente como padres. También en todo lo relativo a la adopción y al acogimiento de menores.

Respecto al régimen sucesorio no hay diferencias con el matrimonio, siempre según la normativa foral aplicable (Ley 3/1992, de 1 de julio), incluso en el caso de defunción sin testamento de uno de los miembros de la pareja.

Al igual que ocurre en el matrimonio civil, los menores de edad pero mayores de 16 años pueden constituir una pareja de hecho siempre que estén emancipados.

Diferencias

La pareja de hecho se diferencia del matrimonio civil en aspectos básicamente fiscales y de gestión del patrimonio común.

Existen algunas diferencias entre los requisitos de acceso a la pensión de viudedad. En el caso de uniones de hecho, se exigen requisitos adicionales que no se exigen al cónyuge viudo, y que vienen establecidos en el Art. 174.3 de la Ley General de la Seguridad Social. Esta norma exige a las parejas de hecho probar que han vivido juntos al menos cinco años antes del fallecimiento de una de las partes, mediante el correspondiente certificado de empadronamiento. Además, la unión de hecho debe estar registrada como tal al menos dos años antes de la muerte. Por otra parte, los ingresos de la persona superviviente no pueden superar un determinado límite.

En el ámbito laboral, el Estatuto de los Trabajadores no contempla las vacaciones por unirse en pareja de hecho salvo que el Convenio Colectivo al que esté adscrito el o la trabajadora lo prevea. El derecho debe ser solicitado con antelación y tendrá que disfrutarse al tiempo del registro como pareja de hecho. No es posible reservar esos días para disfrutarlos más adelante.

En el caso de ruptura de pareja, como sucede tras el divorcio, en Euskadi se puede solicitar una pensión compensatoria a la expareja. A falta de pacto sólo un/a juez/a podrá conceder este derecho, de forma temporal o indefinida, y sólo en el caso de que la ruptura produzca desigualdad patrimonial por enriquecimiento injusto de la otra persona. Un caso típico es aquella pareja en la que una de las partes renunció a su carrera profesional para cuidar de los hijos e hijas y el hogar.

Otro de los rasgos distintivos de la pareja de hecho es la inexistencia de régimen económico ya que en su regulación prevalece la autonomía de la voluntad. De este modo, no se le aplica ni régimen de gananciales ni de separación de bienes. Voluntariamente, puesto que la Ley no lo exige, la pareja podrá regular el contenido de sus relaciones económico-patrimoniales mediante la suscripción de un pacto o convenio regulador. A su elección, el pacto podrá otorgarse en documento público (ante Notario) o privado, y quedará incorporado al Registro de Parejas de Hecho. El Registro vasco facilita varios  modelos de pacto privado entre los cuales pueden optar las personas interesadas, (no es obligatorio). Los modelos se encuentran en las tres Oficinas del Registro  y en la web del Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno vasco.

Respecto a las uniones entre personas españolas y extranjeras, una persona extranjera que inscriba su relación en el registro de parejas de hecho podrá obtener una tarjeta familiar de residente comunitario (con cinco años de vigencia y que no exige cotizar para permanecer en España). Aun así, esto no debe confundirse con la nacionalización que puede lograr tras un año de residencia en España si la persona extranjera contrae matrimonio con un ciudadano o ciudadana española.
 

Publicado el 29 de enero de 2015. Leer más de:   Registro Civil y Juzgados de Paz. ¡Añade un comentario!.