Acercando la Justicia a la ciudadanía

Sabías que...

¿Sabías que hay circunstancias que agravan o rebajan la pena de un delito?

¿Sabías que hay circunstancias que agravan o rebajan la pena de un delito?

Las agravantes y las atenuantes son circunstancias que pueden darse en la comisión de un delito y que ocasionan que la pena se vea incrementada o rebajada en la medida que marque la ley.

Cuando un delito presenta una serie de características que lo agravan, se considera que ese delito se ha cometido con agravante y la pena que se imponga a la persona que haya cometido el delito se verá incrementada.

En el lado contrario se encuentran los atenuantes, que son una serie de circunstancias previstas por la Ley que disminuyen la responsabilidad criminal y que por lo tanto se traducen en una rebaja de la pena que se va a imponer a la persona que haya cometido el delito.

A continuación te proponemos unos ejemplos para que veas la diferencia entre atenuante y agravante:

  • Atenuante. Un joven entra en su casa y ve a su compañero de piso husmeando en sus armarios. Le da tal ataque de ira que le mata de un puñetazo. En este caso, el hecho de que el asesinato se haya cometido en un momento de ira es un atenuante que supondría una rebaja de la pena.
  • Agravante. Ese mismo joven entra en su casa y descubre a su compañero de piso husmeando en sus armarios. Se pasa semanas planeando la venganza y un día entra en la habitación de su compañero y lo mata de un disparo. En ese caso se darían varios agravantes del delito de asesinato; por un lado, el de premeditación (porque ha planeado el homicidio) y por otro lado la indefensión (porque le ha atacado con una pistola y el amigo no tenía armas).
Publicado el 18 de febrero de 2016. Leer más de:   Sabías que.... ¡Añade un comentario!.

¿Sabías que el Rey no tiene que declarar en un juicio?

¿Sabías que el Rey no tiene que declarar en un juicio?

En España, ni el Rey, ni la Reina, ni la princesa heredera tienen que declarar en un juicio “por imperativo legal”. Así lo estable la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim) en el capítulo V, dedicado a las declaraciones de los testigos.

El artículo 410 dice textualmente “Todos los que residan en territorio español, nacionales o extranjeros, que no estén impedidos, tendrán obligación de concurrir al llamamiento judicial para declarar cuanto supieren sobre lo que les fuere preguntado si para ello se les cita con las formalidades prescritas en la Ley”.

Sin embargo, el artículo siguiente, el 411, incluye una excepción: “Se exceptúan de lo dispuesto en el artículo anterior: El Rey, la Reina, sus respectivos consortes, el Príncipe Heredero y los Regentes del Reino”. 

Además, la Ley también incluye entre las personas que no tienen el deber de declarar en un juicio a los Agentes Diplomáticos acreditados en España y al personal administrativo, técnico o de servicio de las misiones diplomáticas, así como sus familiares, si concurren en ellos los requisitos exigidos en los tratados.

Publicado el 28 de octubre de 2015. Leer más de:   Sabías que.... ¡Añade un comentario!.